La tecnología blockchain al servicio de las pymes para incrementar el valor añadido de su oferta productiva

La tecnología blockchain acumula ya más de una década desde la presentación del Bitcoin. Este tiempo ha servido para verificar que se trata de una tecnología robusta que ha venido para quedarse. Esta tecnología disruptiva quedó respaldada, entre otros documentos, en el año 2016 en el «Science, Technology and Innovation Outlook» de la OCDE al incluirla entre las 40 tecnologías claves del futuro.

Sus aplicaciones son muy amplias y para comprobarlo basta con poner en cualquier buscador de Internet, por ejemplo, «use cases blockchain technology» para obtener una larga lista de posibilidades, algunas de las cuales se comentarán más adelante. Pero quizás hasta ahora su desarrollo ha quedado limitado o centrado básicamente a las criptomonedas y aplicaciones vinculadas con los mercados financieros. Pero lo cierto es que su campo de aplicación es mucho más amplio, como ya desde sus inicios quedó señalado, si bien parece que todavía no se han dado las circunstancias oportunas para su despegue.

Blockchain para pymes

Entre estos motivos podemos comentar que sobre esta tecnología disruptiva resulta todavía difícil comprender su funcionamiento básico y todo su alcance, pero no menos importante es la problemática del coste económico de su utilización, vinculado con un elevadísimo consumo de energía eléctrica unido a la figura de los mineros (como es el caso de la red de Ethereum, por citar una de las más conocidas). Aunque también ha podido influir la escasa oferta de redes de carácter público a las cuales pudieran las pymes interesadas unirse. Por el contrario, el despliegue de estas redes ha estado más unido a propuestas individuales o consorcios privados. Éstos no han facilitado una penetración rápida entre la sociedad y el tejido productivo, sino más bien todo lo contrario, al presentarse en ocasiones como un club privado que sólo da servicio a determinadas empresas.

Llegados a este punto, este año puede ser el comienzo del crecimiento exponencial de esta tecnología y la aparición de multitud de casos de uso reales, no sólo teóricos, que con las nuevas propuestas de redes van a facilitar su explotación. Estas nuevas propuestas de redes blockchain, como es el caso de la desarrollada por el grupo de investigación universitario BAES Blockchain LAb (BlockchainFUE), ofrece todas las ventajas atribuidas a esta tecnología, entre las que se encuentran seguridad, transparencia, automatización, rapidez, confidencialidad, trazabilidad, etc. Pero, además, lo hace con una estructura de nodos que funcionan con un uso muy reducido de energía eléctrica, por lo que las transacciones presentan unos costes irrisorios. Asimismo, el diseño jurídico de la gobernanza de la red pública permite de forma fácil y ágil que cualquier empresa, con independencia de su tamaño, o de su carácter público o privado, pueda utilizarlo prácticamente de la misma forma que actualmente hace uso de otros servicios o suministros básicos, como son el agua, la electricidad, la telefonía o el Internet en sus empresas…

Es el desarrollo en este tipo de redes blockchain el que va a permitir que en breve comiencen a surgir una infinidad de casos de uso, de forma que las pymes y el resto de las organizaciones puedan no sólo dar más seguridad a sus informaciones, sino que al mismo tiempo sea posible incrementar el valor añadido de sus servicios y productos.

Asimismo, por el lado del consumidor, éste ya está más familiarizado igualmente con esta tecnología, por lo que es capaz de valorar estas iniciativas. De hecho, ya ha comenzado a utilizarlas y a exigirlas, por lo que el cliente final dispone de mayor información sobre los bienes y servicios que adquiere a las compañías. Y ello porque los consumidores cada vez valoran y exigen más el hecho de conocer el verdadero origen de los productos y componentes que adquieren. De hecho, no se conforman con su adquisición y uso, sino que les preocupa el origen y cómo se han obtenido estos recursos, sin olvidar las cuestiones medioambientales generadas en dichos productos, desde el origen de las materias primas hasta su venta al consumidor final.

Con el ánimo de ilustrar las elevadas posibilidades de esta tecnología para las pymes, a continuación presentaremos algunos casos de uso que ya se están implementado, y que van a situar a las empresas implicadas en una posición clara de liderazgo en el uso de esta tecnología. Ésta se irá poco a poco integrando en el conjunto de sus actividades productivas, ya que otra virtud de la misma es que se trata de una tecnología totalmente transversal. Por ello, se puede aplicar en cualquier sector de actividad, tipo de organización o área organizativa de la empresa. Si bien se trata de iniciativas aisladas desarrolladas por empresas para comenzar a conocer esta tecnología, lo cierto es que en un breve espacio de tiempo muchas de ellas, dada su complementariedad, podrán integrarse totalmente en la empresa, abarcando a todos los departamentos o secciones de la organización. Veamos a continuación algunos de los casos de uso que se están aplicando.

Ejemplos de uso

El Grupo Louis Vuitton (LVMH) ha finalizado un programa de trazabilidad, llamado Track & Trace, mediante el cual va a permitir la autenticación de productos al poder eliminar ventas fraudulentas. El software garantiza que cada producto tenga un certificado de autenticidad único e irrecuperable, su gemelo digital, que puede verificarse en línea y en tiempo real por cualquier persona con acceso al servicio.

La destilería Lowland comercializa la botella Ailsa Bay, que lleva un código QR individual que recoge el proceso de producción y embotellado. La persona que adquiere esta botella de whisky, al escanear dicho código, puede reproducir su historia, ya que el código le permite una experiencia interactiva donde puede aprender una variedad de detalles sobre la botella específica, incluido su número de proceso de lote, malteado, maceración, fermentación, destilación y maduración. Además, esta tecnología también permite que la empresa pueda recopilar datos de sus clientes, al conocer dónde se realiza la compra y se consume su producto, mejorando con ello la protección de la marca.

Hoteles Meliá se ha convertido en la primera cadena del mundo en utilizar blockchain medioambiental para compensar las emisiones de una manera sencilla y directa, convirtiéndose en una empresa neutra en emisión de carbono. Meliá utiliza la tecnología blockchain para poder canjear puntos por créditos de carbono certificados bajo estándares internacionales y destinarlos al apoyo de proyectos sostenibles de su elección que desarrollen, protejan y conserven ecosistemas naturales.

Alain Afflelou, en su apuesta por la innovación y la transformación digital, ha desarrollado y activado el proyecto de envío de garantías y compromisos asociados a sus compras, certificados con la tecnología blockchain. Un nuevo paso hacia la digitalización en la tienda, con el objetivo de terminar con el papel, generando un entorno transaccional interactivo.

LA UEFA (Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol), en la próxima edición de la Euro 2020, distribuirá más de un millón de entradas electrónicas a través de una aplicación móvil basada en blockchain. Con esta tecnología, los usuarios que compraron las entradas por Internet, al acercarse la fecha del encuentro, recibirán un mensaje en su buzón de correo electrónico con un enlace para descargar una aplicación. En el momento de acceder al estadio, tendrán que acceder a la aplicación y mostrar el teléfono con la entrada al personal de seguridad, quien con otro dispositivo validará la entrada y permitirá el acceso.

Blockchain para pymes

Éstos son sólo cinco posibles casos de uso que actualmente se están utilizando, pero la lista es muy larga. Véase por ejemplo el listado que aparece en la web de Consensys, basado en la blockchain de Ethereum. Pero, como se ha indicado más arriba, actualmente hay otras alternativas de redes blockchain, como la de BAES, que puede suponer una alternativa muy válida para que las pymes puedan seguir ampliado el valor añadido de sus productos y servicios. De esta forma, no se quedarán fuera de la revolución industrial que está fraguándose en la actualidad. Seguir la ola de esta revolución está al alcance de todas las empresas, con independencia de su tamaño, donde el coste de incorporar esta tecnología no resulta mayor que el que puedan realizar actualmente por el uso de la telefonía móvil.

La propuesta de la red pública BlockchainFUE permite de forma rápida y sencilla implementar la cadena de bloques en las pequeñas y medianas empresas (pymes). La propuesta es de fácil utilización desde prácticamente cualquier lenguaje de programación, a través del cual se pueden escribir datos en la cadena de bloques, con su correspondiente confirmación, y recuperar dichos datos en cualquier momento. Con ello, queda certificado de forma fehaciente e incontestable, con valor probatorio, que una operación fue realizada en un determinado momento y que esos datos no han sido modificados con posterioridad. Además, permite realizar actualizaciones a los datos grabados, pero estas actualizaciones no modifican el dato original, sino que se acumulan en un histórico que es consultable igual que dicho dato original, constando en el histórico la fecha y hora de cada actualización.

Autor: Francisco Llopis