La descentralización del trading

Las revoluciones nos encantan porque gracias a ellas sentimos que todo se mueve de nuevo. En una sola década, el mundo ha pasado de asombrarse por un bloque génesis a gestionar de forma colectiva un ecosistema en expansión. Casi no hay tiempo para observar y digerir cada innovación que surge en Cryptolandia, y no hay indicios de que la tendencia vaya a cambiar: asistimos a la evolución acelerada de las redes descentralizadas.

Tokenomics, la evolución de la representación del valor

Los smart contracts de la red Ethereum dieron el pistoletazo de salida a la tokenización de cualquier elemento intangible. De repente todo es tokenizable, y por ello este nuevo contexto económico ha sido apodado como tokenomics.

Intercambiar, mercantilizar o monetizar cualquier aspecto de nuestra sociedad mediante el uso de criptografía y redes distribuidas puede ayudarnos a optimizar recursos, y probablemente sea algo habitual antes de que pase otra década.

La adaptación de los exchanges

Como es bien conocido, antes y después del boom de las criptomonedas de 2017, las casas de cambio han sido el lugar más habitual donde adquirir criptoactivos sin necesidad de minarlos.

Los mercados donde empezaron a comerciarse las criptomonedas son exchanges de primera generación, es decir, están gobernados por entidades centrales que pueden manipular los volúmenes, las órdenes de compra y venta e incluso el acceso a su plataforma en momentos clave. Además de eso, la naturaleza centralizada de los exchanges de primera generación les expone a hackeos y robos frecuentes. Sólo en los primeros meses de 2018, los robos a exchanges de criptomonedas superaron los 920 millones de dólares, un 250% más que en 2017.

Para combatir esto, surgieron los exchanges de segunda generación. Estas casas de cambio prometían ser descentralizadas y, aunque resolvieron algunas cuestiones de los mercados anteriores, seguían gestionando los fondos de forma central. Para operar se requería depositar los fondos en un smart contract. Dicho contrato inteligente podría estar mal programado o tener una vulnerabilidad; incluso en el caso de estar bien ejecutado, tus fondos no están custodiados por ti mientras realizas tus operaciones.

Pocos afortunados se han librado de los daños colaterales que ha traído la especulación salvaje de criptomonedas. Traders, programadores y gestores de exchanges (de primera y segunda generación) se han visto envueltos en situaciones que se habrían evitado si la custodia de los tokens y criptomonedas hubiera estado a cargo de cada trader y no en el propio exchange.

0x y los exchanges de tercera generación

Buscando soluciones a los problemas mencionados nace el proyecto 0x. Se trata de un protocolo de código abierto que permite crear exchanges descentralizados (DEX) donde comerciar tokens basados en Ethereum, entre ellos todos los de tipo ERC-20 y ERC-721

Conocí este proyecto a principios de 2018, y lo que más me gustó fue que 0x me permitiría crear un exchange profesional, descentralizado y sin intermediarios; donde las personas no necesitasen registro para tradear y la custodia de los fondos fuera responsabilidad única y exclusiva de cada trader. Lo único que alguien necesitaría para usar el exchange que iba a desarrollar sería una wallet Metamask. Y bajo estas ideas empecé a crear un exchange de tercera generación basado en 0x.

Una de las funciones más interesantes que se implementan en 0x son los atomic swaps. Esta característica permite que cualquier usuario pueda tradear tokens directamente de wallet a wallet, sin pasar por una entidad central de custodia, lo que anula la posibilidad de que la plataforma de trading sea hackeada. Esto imposibilita el robo de los fondos porque los tokens no están depositados en ninguna dirección que sea propiedad del exchange y pueda ser atacada.

La naturaleza del protocolo también impide que la información de los volúmenes sea alterada y los desarrolladores puedan modificar la información de las operaciones que allí se producen. El proyecto de 0x cuenta con 0xTracker, un sitio donde poder visualizar los volúmenes en los mercados que implementan 0x.

Más allá del código y la documentación que te facilitan, la creación de un exchange con 0x es fantasía. Con esto quiero decir que como desarrollador puedes (y debes) diseñar el frontend al gusto y realizar las integraciones extras que se permitan y estimes oportunas. En mi caso, me decanté por un diseño donde todos los elementos de la consola de trading pudieran verse a la vez e integré TradingView, una herramienta de uso generalizado entre los crypto traders para crear gráficas navegables en tiempo real, la cual dispone de muchas utilidades.

También realicé otras dos cosas extra que me parecían útiles: la primera fue una integración para conectar una hardware wallet de tipo Ledger y operar desde ella; y la segunda fue suprimir las fees en las operaciones que hagan los usuarios… Si se podía hacer, ¿por qué dejarlas?

Siendo sinceros, creo que no somos conscientes (ni yo mismo en realidad) del avance que supone todo lo que está sucediendo. Hace 10 años, crear un mercado de valores era un privilegio reservado solo a unos pocos elegidos por el poder, y no digamos ya el hecho de crear tu propia moneda. Y hoy, mirad de lo que estamos hablando.

Por último, quiero recordar que todo esto es posible gracias a los cientos de miles de personas que trabajan en el mundo con esta tecnología, sin ellas no existirían espacios donde se apuesta tan fuerte por el desarrollo de estas ideas.

En mi caso estoy muy agradecido a la comunidad de 0x Project, por el soporte que me han brindado en todo momento. Y especialmente a Bit2Me, la empresa que ha confiado en mí dándome un espacio donde desarrollar esta locura, y gracias a la cuál he podido exponer el prototipo de un mercado de tercera generación a cientos de personas en España en eventos presenciales.

El esfuerzo ha merecido la pena. El verdadero viaje acaba de empezar y la criatura verá la luz en breve.  The future is now, decentralize it!

Descubre este y otros interesantes artículos en el número #10 de #ÁGORA: 

Colaborar para llegar más alto 

#agoramagazine10

#Decentralized #Cultural #Magazine