Por Paula Pascual

 

Este último mes y medio ha sido intenso para los amantes de las criptomonedas y, en particular, de Bitcoin. Actualmente, el mercado está pendiente de un hilo y, seguro que más de uno, ha escuchado hablar de los ETF y la SEC sin entender realmente de qué se trata exactamente ni su implicación en el precio de la criptomoneda más famosa.

Un ETF es un Fondo de Inversión Cotizado por sus siglas en inglés Exchange-traded fund que podríamos definir como un fondo de inversión tradicional con la diferencia de que cotiza en las bolsas de valores –Exchanges– como una acción convencional que todos conocemos.

La cuestión que hace temblar al mercado son las solicitudes de aprobación que se han presentado a la SEC (el órgano regulador de la Bolsa de Estados Unidos) que están basados, y aquí el quid de la cuestión, en Bitcoin.

Este órgano ya rechazó el 22 de agosto nueve solicitudesdiferentes para crear estos ETF de Bitcoin, que habían sido promovidas por 3 empresas distintas: ProShares, Direxion y GraniteShares.

No obstante, hay algunas solicitudes que siguen pendientes de decisión, en concreto y la que más llama la atención, es la promovida por Cboe Global Markets en asociación con VanEck Investment y SolidX, decidiendo la SEC posponer su decisión este 7 de agosto teniendo hasta finales de septiembre para dar una respuesta sobre la misma (o volver a posponer su decisión, prorrogando más la inestabilidad del precio del mercado).

Nosotros, los usuarios de criptomonedas, hemos sufrido las variaciones en el precio de Bitcoin debido a estas decisiones o posposiciones llevadas a cabo por la SEC pero, como comentaba con anterioridad, realmente estamos ante un punto de inflexión de gran importancia que puede cambiar el rumbo y el futuro de las criptomonedas.

De hecho, muchos comparan la trayectoria histórica del precio de Bitcoin con la del oro, albergando una esperanza de que si se aprueba alguna de las solicitudes de ETF ocurra lo que ocurrió en 2003 con la creación del primer ETF respaldado en oro, multiplicándose su valor por encima de 5. Son muchos los entusiastas que han realizado comparaciones gráficas del precio de Bitcoin y el precio del oro, albergando la esperanza de que en el corto plazo lleve a cabo un crecimiento exponencial como el comentado.

Una vez más, quedamos pendientes de una decisión que puede marcar el futuro de las cripto ya que las altcoin siguen la estela de Bitcoin y nos encontramos de nuevo ante una nueva oportunidad para la autoridad de Estados Unidos, en este caso, de dar un paso al frente y apostar por una nueva moneda descentralizada y cada vez con mayor capitalización. Esperemos ver un sí, por fin.