Por Esteve Serra Clavera

ÁGORA

¡Bienvenidos a todos!

Justo en las vísperas de la celebración del primer aniversario de AgoraChain, el proyecto llegó a su primera gran encrucijada. El enorme impulso con el que inició su andadura había perdido progresivamente fuelle y lo que debiera ser una plaza de debate y difusión se encaminaba a convertirse en un patio de luces alejado de las fachadas y donde airear los trapos sucios.
Se debían encaminar los esfuerzos a redefinir tanto el proyecto como su gestión para seguir siendo el lugar de encuentro en el que las conversaciones apoyasen a la divulgación y al aprendizaje permanente. Ser un faro que guía tanto a los navegantes noveles como a los más avezados en el mar oscuro y revuelto de la incertidumbre y el desconocimiento.

El proyecto ha llegado a trascender más allá de los miembros fundacionales, aunando distintos puntos de vista y sensibilidades. Las personas involucradas directamente en el proyecto han decidido que no quieren ver languidecer el mismo sino confirmar la voluntad de seguir adelante.
Certificando el cambio y empuje, en esta segunda época el proyecto se renueva tanto por dentro como por fuera, adoptando la denominación Ágora y actualizando tanto
su imagen corporativa como el diseño de su emblema: la revista.

En Ágora se quiere fomentar el diálogo y el respeto a la diversidad de opiniones y sumar desde las diferencias para seguir constituyendo un referente y punto de reflexión, discusión y difusión más cercano al análisis sosegado que a la difusión de noticias a diario. El reto de evolucionar junto con la comunidad sobre la base de una comunicación constructiva va a primar en cada una de las decisiones que se tomen desde el proyecto.

Gracias por estar ahí.

Descubre este artículo y otros tan interesantes en el último número de la revista ÁGORA #9 Rutas Divergentes:

Descubre la revista completa
Este y otros interesantes articulos en el número #9 de ÁGORA: Rutas divergentes