En esta ocasión conversamos con dos de los criptoartistas más destacados del panorama mundial en la actualidad: el canadiense Trevor Jones y la argentina Nanu Berks. Ambos viven en la actualidad lejos de su país natal, desde donde se dedican a explorar las infinitas posibilidades del criptoarte, y forman parte del grupo de criptoartistas que compartimos en Telegram.

Trevor Jones

¿Por qué decidiste mudarte de Canadá a Escocia? ¿Crees que es un lugar mejor para desarrollar tu arte?

Para ser sincero, fue más como un viaje de mochilero que salió mal. Me fui de Canadá en 1996 para viajar por Australia y Nueva Zelanda. Sencillamente, me entró el gusanillo de viajar y seguí adelante. Terminé en el Reino Unido en 1998 y como había adquirido un visado de ascendencia en el Reino Unido de antemano, decidí quedarme un tiempo por allí. Cuando me decidí a estudiar Bellas Artes tres años después, descubrí que, como ahora me consideraban residente escocés, mi educación sería gratuita, mientras que si regresaba a Canadá, tendría que desembolsar mucho dinero para ello, así que opté por quedarme en la «soleada» Escocia para pasar los siguientes seis años estudiando: un año de ciclo formativo en la Leith School of Art y cinco años de maestría en Bellas Artes en la Universidad de Edimburgo y la ECA.

En cuanto a si Escocia es un mejor lugar para desarrollarse como artista, realmente no sé cómo es la escena artística en Canadá, ya que me he encontrado ausente durante mucho tiempo; aunque definitivamente no habría estado expuesto a un arte y una arquitectura tan impresionantes como en el Reino Unido y Europa. He pasado mucho tiempo viajando a ciudades europeas durante los últimos veinte años, experimentando la historia, la cultura, y visitando galerías y museos. No podría haber hecho eso si me hubiera quedado en el oeste de Canadá.

¿A qué te dedicabas antes de ser artista?

Crecí en una pequeña comunidad maderera, a aproximadamente seis horas en automóvil al norte de Vancouver, y cuando decidí dejar la universidad en mi segundo año porque era joven y tonto, y no tenía ni idea de lo que realmente quería hacer, tuve que aceptar casi cualquier trabajo que pudiera encontrar. Así que, a los veinte años, hice de todo, desde manejar una excavadora en una cantera hasta conducir una carretilla elevadora, hornear y decorar pasteles, combatir incendios forestales, revelar fotos, fabricar fibra de vidrio (¡un trabajo absolutamente horrible!) y, finalmente, gestionar bares y restaurantes. La experiencia en la hostelería es lo que me llevó por todo el mundo a buscar empleos dondequiera que me encontrara. El dinero no era tan bueno, pero las experiencias fueron increíbles.

¿Cuándo comenzó tu interés en el mundo de las criptomonedas?

Creo que oí hablar por primera vez de Bitcoin alrededor de 2014/15; sin embargo, no fue hasta el verano de 2017 cuando empecé a interesarme realmente y comencé a invertir. Muy rápidamente comencé a intercambiar altcoins y pasé los siguientes seis meses, como tantos otros en ese momento, en una montaña rusa comprando y vendiendo, ganando dinero y perdiendo dinero. Finalmente, vendí la mayoría de mis criptomonedas, ya que ocupaban todo mi tiempo, mis emociones y mi capacidad mental. Necesito volver a concentrarme en mi arte y mi carrera; sin embargo, me sentí tan cautivado por la experiencia, las personas involucradas y el potencial de cambio de blockchain que decidí establecer una especie de equilibrio, mantener un pie dentro y trabajar en una exposición individual inspirada en mi experiencia con las criptomonedas y la comunidad crypto. Después del éxito de esta exposición, ¡estoy aún más entusiasmado con mi futuro como criptoartista!

¿Crees que este movimiento es una moda pasajera o ha llegado para quedarse?

¡Definitivamente ha venido para quedarse!

¿Qué proyectos de blockchain te parecen más interesantes en la actualidad?

En el sentido de tener la mejor oportunidad de suponer un mayor impacto en la sociedad y con mi conocimiento limitado, tendría que incluir a Ethereum, EOS y Tron en la mezcla; sin embargo, desde la perspectiva de un artista, proyectos como PeerArt, el primer mercado de terceros lanzado en Origin Protocol, realmente me emocionan, y os explico por qué:

Tiendo a trabajar todo un año para realizar una exposición en solitario en una galería comercial. Todos los artistas quieren trabajar con las mejores galerías, y he tenido la suerte de trabajar con algunas excelentes en Escocia, ¡pero el problema es que estas galerías reciben entre el 45% y el 50% de las ventas! Ahora realmente pensad en ello: si un artista crea, digamos, 20 o 30 pinturas para la exposición individual y, si tiene mucha suerte, vende 15 o 20 obras y la galería se lleva alrededor del 50% de las ventas totales, ¿cuáles son las posibilidades de que el artista gane lo suficiente para cubrir todos sus gastos generales, alquiler de estudio, materiales, costes de enmarcado, etc. durante ese año y que aún le quede un salario adecuado de esa muestra? Ahora imaginad que un artista puede vender su trabajo y duplicar sus ingresos simplemente por no tener que apoquinar una comisión del 50%.

Con una plataforma como PeerArt, que es un mercado descentralizado en la blockchain, puedo conectarme con compradores de todo el mundo y aceptar el pago de mi arte sin tener que tratar con el intermediario, es decir, ¡una galería que se lleva la mayoría de mis ganancias y el fruto de mi duro trabajo! Por supuesto, tengo que centrarme realmente en el marketing y en el desarrollo de mi reputación, ya que ahora rara vez trabajo en galerías comerciales, pero de todos modos también lo hice mucho anteriormente. Dicho esto, PeerArt ha sido excepcionalmente útil y me ha brindado apoyo en lo que respecta a publicar mi arte y perfil a través de sus redes, por lo que realmente es una situación ideal para mí.

Nanu Berks

¿Crees que el criptoarte será un género en sí mismo?

Ya podemos ver cómo las palabras crypto y blockchain cosechan una mala reputación, pero también sucedió en el boom de las puntocom y la loca caja de Pandora de las redes sociales. Yo estoy etiquetando más mi trabajo como tecnología trascendental y tecnología positiva para el planeta como una estrategia mediática mientras mantengo vivo mi amor por la blockchain en el simbolismo y los temas. En mi viaje personal, mi arte siempre ha versado sobre la descentralización del poder, y creo que gran parte de la expresión creativa tiene que ver con utilizar unas lentes únicas para ver el mundo. Por ahora, el criptoarte es un gran nicho, los artistas, los entusiastas del arte y sus partidarios están aquí construyendo la cultura de este movimiento blockchain y eso es imprescindible para su adopción masiva. A medida que más artistas se involucren, y aparezcan más maravillosos proyectos prometedores como PixEOS, Glass o T for Trust, probablemente nos mezclaremos con la próxima generación para establecer lo que significa el arte en un mundo de tecnologías como blockchain, inteligencia artificial y realidad aumentada. El estilo y la jerga siempre formarán parte de nuestra cultura. Sin embargo, el criptoarte y el arte blockchain eventualmente formarán parte del mundo del arte general. Ya estamos viendo que los principales museos y casas de subastas adoptan esta tecnología.

¿Qué desafíos ves en el futuro para este tipo de arte?

El desafío que más veo se resume en «si no somos mejores, la tecnología no importará». Si la tecnología se mancha con una mala reputación, la obra de arte también será ridiculizada. Creo firmemente que, para tener la oportunidad de progresar en cualquier cosa, necesitamos para ser más conscientes, compasivos, amables, más lentos y ver qué podemos y necesitamos construir, más allá de lo que queremos construir. La nueva tecnología, el nuevo poder, y el poder como el fiat, el oro, el Bitcoin o cualquier otra cosa actúa como una lupa sobre las personas y las intenciones. Creo que estamos experimentando un cambio mundial en la conciencia y para que el artista quiera quedarse y formar parte de esta comunidad, el espacio debe honrar la redefinición del valor que permite romper el paradigma obsoleto de un artista quebrantado. Este tipo de obra de arte siempre será relevante como pieza histórica. Algunas de las piezas creadas dentro de los primeros diez años de esta tecnología siempre formarán parte de la historia. Ya sea que exista rentabilidad para los artistas o que realmente consigamos alcanzar la descentralización del valor y la oportunidad de ver a los artistas prosperar en esta o en cualquier otra industria, es necesario cambiar nuestra mentalidad, estar dispuestos a pagar por el arte original lo que vale, a un precio justo. El desafío es si queremos redefinir el valor o nos sentimos demasiado cómodos en esta economía de hiperconsumismo y obsolescencia programada.

¿Cómo ves el hecho de que la mayoría de los proyectos sobre blockchain estén compuestos predominantemente por hombres? ¿Crees que debería traer cambios más allá del sistema financiero?

Absolutamente, creo que la oleada de hombres en el ámbito laboral y el tecnológico en general es una consecuencia de la falta de educación y derechos de la mujer históricamente. Ya vamos cambiando eso ahora, con más acceso a la educación de todo tipo para la mujer, también nos vamos dando cuenta y vamos aceptando que la mujer tiene formas distintas de ser líder, de llevar a cabo misiones, de motivar, las cuales se habían desvalorado en el pasado, pero mira las estadísticas de startups y grandes compañías dirigidas por mujeres (¡son impresionantes!, incluso entre tiburones, las estadísticas de mujeres que dirigen negocios muestran que ganan más dinero que los hombres). Creo que esto se debe a que por fin las mujeres tenemos las mismas oportunidades y la libertad de intentar llevar a cabo nuestras misiones de formas femeninas, con intuición, con otros acercamientos igual de abiertos y mas sincrónicos, con la ayuda crucial de los hombres que ayudan a realizar estos proyectos. El balance es muy épico y muy importante, las mujeres y los hombres tenemos tantos atributos complementarios. Las oportunidades deben ser iguales para todos, pero no las formas de llevar a cabo los proyectos, eso es como le sirve mejor a cada uno. Gracias a la Pachamama, ¡todos somos distintos y podemos crear muchas soluciones distintas!

Creo que es fácil el ángulo de la plata, de traer éxito financiero, pero las palabras son poesía. Lo que estamos diciendo más allá de las palabras es que queremos poder, libertad y tiempo, ya sea la plata que nos ayude con eso o dejar que los robots automaticen muchos trabajos y poder recuperar nuestros datos, que Facebook, Instagram, Twitter o google dejaran de explotarnos usando nuestros datos, y que de nuestra interacción online podríamos pagar las cuentas básicas y no trabajar tanto. La guerra de datos es real y por eso hago arte de transparencia, de balance y libertad. Si todos nosotros ganáramos un porcentaje de lo que ganan Facebook y Google con las redes sociales, quizas todos podríamos pagar la luz y el alquiler y enfocarnos en trabajar menos y vivir más. De nuevo, es idealista, pero existe un equilibrio en algún lado y el movimiento own your data que lleva a cabo Britany Kaiser es algo que realmente me llama mucho. Muchos están peleando por una nueva moneda descentralizada, Bitcoin, y no ven que ya tenemos un nuevo sistema financiero que son los datos personales, hay que decentralizar eso también.

En relación al criptoarte y a las criptomonedas, ¿cómo es el escenario en Argentina?

¿En Argentina? La verdad es que hace cuatro años que no voy, después de mi accidente de bici no he vuelto. De todas formas, estoy en comunicación ahora con varios grupos allá y me encantaría ir en algún momento a pintar un mural o facilitar unos grupos de healing arts. Sé que Uber acepta Bitcoin y que Argentina, después de pasar por los patacones y ticket canastas y la destrucción financiera, se puede beneficiar mucho de este tipo de progreso tecnológico. Es cuestión de tiempo. Al principio nadie tenía fe en Paypal o Venmo, y hoy en dia todos lo usan, casi no necesitamos llevar billetera. Es cuestión de tiempo que el trueque o el Bitcoin o cualquier otro sistema sea el principal. Yo espero poder monetizar y recuperar nuestros datos y poder regenerar el planeta, que se valoren los recursos naturales y la conexión humana.

Descubre este y otros interesantes artículos sobre cultura blockchain y descentralización en #ÁGORA Magazine:

Colaborar para llegar más alto 

#agoramagazine10

#Decentralized #Cultural #Magazine