¿Cómo ahorrar en criptodivisas?

Por Salvador Casquero, cofundador y Ramón Ferraz, CEO de 2gether

Aunque no impresiona si las comparamos con sus hermanas mayores (fiat), las criptomonedas llevan ya diez años con nosotros. En este corto espacio de tiempo han pasado de ser un movimiento de unos pocos a captar la atención de todos. Poco a poco van entrando en nuestras vidas con nuevas y sorprendentes ideas que parecen pertenecer al mundo de la ensoñación y la fantasía, hasta que se hacen reales y las pruebas… Y ahí está Sweat Coin, la primera moneda que te paga por andar, o el 2GT, que permite articular un sistema colaborativo sobre las finanzas tradicionales.

También Ripple, una moneda que intentó cambiar el sistema de pagos internacional SWIFT, haciéndolo más barato, conveniente y rápido. Una propuesta real que te permite ahorrar tiempo y dinero cada vez que tienes que hacer un pago en el extranjero. Ésta fue quizá la primera forma de ahorro real de las criptomonedas, que permitían mover dinero ahorrando una buena cantidad de tiempo y reduciendo considerablemente los gastos y comisiones. En 2018, Binance, por ejemplo, el mayor exchange del mundo, movió 109.000 BTC (1.051 millones de dólares al cambio de hoy) en 8 minutos y con un coste de 7 $. Esto, que era irreal y fantasioso para los back office de cualquier banco, es hoy una realidad. 

Cómo ahorrar con criptomonedas

Para un ahorrador no hay nada peor que la volatilidad extrema en sus ahorros, y las criptomonedas desde luego no parecían el mejor activo. Sin embargo, gracias a su carácter descentralizado y democratizado, surgieron aquéllos que encontraron la solución: las stablecoins, monedas que mantienen su valor respecto a las divisas tradicionales y sobre las que nace un nuevo mercado monetario, una nueva forma de ahorrar muy por encima de los tipos deprimidos de las ofertas de ahorro tradicionales. 

Surge así el llamado passive income, una nueva propuesta de este mercado, que permite a cualquiera que tiene criptomonedas tener una rentabilidad o ingresos por sus tokens. Bitcoin, EOS, ETH, tokens ERC20, multitud de criptomonedas sobre las que ahorrar de formas muy diferentes. Por ejemplo, mantener BTC en un nodo blockchain sobre la segunda capa (Lighting Network) para crear canales de pago más rápidos y escalables reporta al ahorrador un 2,75%.

Del mismo modo, prestar criptomonedas para favorecer el llamado margin trading puede reportar al ahorrador hasta un 7%; participar en las dApps, las aplicaciones descentralizadas, tanto en EOS como en ETH, puede reportar hasta un 1% diario; o utilizar tus monedas para hacer viables los nuevos protocolos de consenso, el llamado Proof of Stake, puede llegar a rentabilidades de hasta un 10%. Se completan estos productos financieros con derivados que protegen al inversor de la depreciación de la criptomoneda y surgen los nuevos productos de ahorro que baten en interés, en su doble sentido de tipo y atención, a los activos conocidos.

Ahorro y blockchain

En septiembre de 2017, Jaime Dimon, CEO de J.P. Morgan, afirmó que las criptomonedas eran un fraude. Un año y medio después, J.P. Morgan se ha convertido en el primer banco en lanzar su propia criptomoneda, el JPM Coin. Otras entidades financieras siguen explorando el mundo cripto, como es el caso del Banco Santander desde que invirtiera y comenzara a usar Ripple en 2016.

La industria financiera está fuertemente regulada. Tradicionalmente, los reguladores y los bancos han favorecido la promoción del statu quo, mostrando poca voluntad para abrir la industria a nuevas formas de competencia. En los últimos años, sin embargo, tanto los reguladores como los bancos han cambiado su actitud y han empezado a adoptar una posición más abierta respecto a la regulación, influenciados por las nuevas demandas de los clientes.

Los reguladores se están abriendo incluso a algunas de las innovaciones más disruptivas, con casos como el de Malta. Este país ha desarrollado un marco integral para regular el mundo cripto, y actualmente está desarrollando uno para regular la inteligencia artificial. Varios países europeos están trabajando conjuntamente para seguir el camino de Malta a través de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, por sus siglas en inglés), con países como Francia haciendo presión para obtener resultados cuanto antes.

Ahorrar en el futuro

Muy probablemente la FED, seguida del Banco de Canadá o el de Japón o incluso el ECB, rebajará aún más los tipos americanos. Frente a unas divisas tradicionales con tipos cercanos a cero, o incluso negativos, los ahorradores necesitan unos nuevos activos que, por lo menos, no se coman poco a poco el esfuerzo de su trabajo.

En los próximos meses/años seguirán aumentando las ofertas de ahorro, de cobertura, de custodia… Seguirán aumentando los clientes, tanto los más atrevidos como los más conservadores. Y seguirán aumentando las instituciones que, seguidas de los reguladores, conseguirán que las criptodivisas acaben siendo una verdadera alternativa al ahorro.