Por Liber Zifrorum.

Introducción

El arte, siempre en constante evolución, se encuentra actualmente a las puertas de su mayor disrupción de la mano de las tecnologías blockchain para resolver tradicionales dificultades o inconvenientes, como son la procedencia, la transparencia, los derechos de autor y propiedad, la valoración o la autenticidad de las obras y sus autores.

Y, de igual forma que le sucedió al ecosistema de Bitcoin o al arte urbano callejero, se establecen redes de colaboración que se retroalimentan entre sí. Como si participaran del mismo entorno, los criptoartistas comparten ideas similares de subsistencia sobre la delgada línea roja, siempre en los límites de las normas establecidas y mostrando repudio hacia las instituciones oficiales, así como a las galerías de arte, museos y entidades financieras. El criptoarte es generado, cuidado y sostenido por la comunidad en un ecosistema independiente, casi siempre de forma anónima.

¿Qué es el criptoarte?

¿Por qué creo que blockchain es tan importante para el mercado del arte y animo tanto a artistas como a coleccionistas a que se tomen en serio esta tecnología, observen el mercado y estudien sus posibilidades? En mi opinión, existen varias áreas fundamentales donde blockchain supondrá una disrupción para el mercado del arte.

Por un lado, impulsará las ventas de arte digital debido a la posibilidad de aportar escasez y autenticidad a las obras. Por otro lado, democratizará la inversión en arte y reducirá la falsificación de obras artísticas, ayudando a proporcionar una más justa retribución a los creadores.

El gran problema hasta ahora mismo con la producción y venta de arte digital había sido la facilidad con que se podían replicar y hackear las obras. Y es que cuando algo se copia y distribuye en grandes cantidades o gratuitamente, su valor disminuye y la expectativa de mercado se esfuma. Así, para que algo tenga valor, se necesita que sea escaso.

Escasez digital

Blockchain supone en nuestra opinión la solución para que los artistas digitales puedan garantizar la idea de «escasez digital»; emitir un número limitado de copias registrándolas en una cadena de bloques pública, como garantía de la propiedad intelectual. Para ello, no hace falta que existan terceros que lo confirmen, ya que la obra de arte o la colección se inscriben en una base de datos distribuida y descentralizada públicamente, que no se puede modificar, por lo que el usuario puede verificar en cualquier momento que sólo existe un número de limitado de obras y que la pieza que compra es de su propiedad.

Con el fin de democratizar la inversión en arte a través de blockchain, debemos mejorar varios aspectos. Por un lado, conseguir que comprar arte digital y objetos de criptografía (al igual que ocurre con las criptomonedas) deje de ser complicado para que las personas que realicen el proceso se den cuenta de la seguridad que lo garantiza. Por otro lado, fomentar la educación para exponer y explicar las nuevas herramientas que se pueden utilizar para conseguirlo. Por mi parte, estoy totalmente convencido de que la tokenización se convertirá en una forma cada vez más popular de comprar, comercializar y recopilar también propiedades de activos digitales por varias razones. Por ejemplo, hacer posible que las personas que siempre han soñado con tener pinturas famosas puedan comprar tokens de grandes artistas consagrados. Por otro lado, galerías, museos y coleccionistas ofertarán obras de sus colecciones para tokenizar y recaudar dinero, conservando e incluso ampliando su colección y mantenimiento como un fondo de arte regular, pero en el que blockchain elimina al intermediario.

Blockchain reducirá la falsificación de arte con una trazabilidad y verificación de procedencia; luchando contra la falsificación de arte mediante el establecimiento de una autentificación de procedencia. Puesto que en esencia blockchain es un libro de contabilidad distribuido y descentralizado públicamente, puede proporcionar un registro de procedencia inalterable que comienza con la autentificación hasta llegar al propietario final de la obra.

Más allá de luchar contra la falsificación o el robo, blockchaintiene también potencial para apoyar a los artistas al introducir nuevos métodos para monetizar su trabajo.

Johnny Dollar

¿Quiénes son los criptoartistas que están dando lugar a este nuevo movimiento? 

Entre los más conocidos se incluyen artistas como HodlCrypto, Trevor Jones, Guile GasparJohn WatkinsonNino Arteiro, Alter Consciens, Nanu Berks, Kevin Abosch, Kenny Scharf , Jean Michel Basquiat , Keith Haring y un largo etcétera de criptoartistas aún todavía menos conocidos pero que tendremos la oportunidad de ir descubriendo.

Definición de criptoarte

La tecnología de la cadena de bloques también nos ha traído una nueva estética que está llegando a representar un movimiento nuevo e importante dentro del arte. Y es lo que se ha venido a llamar criptoarte.     

El criptoarte engloba obras de arte de diferentes estilos que a veces incluso han llegado a ser descritas con etiquetas comerciales como «rarezas», pero lo fundamental es que generalmente están asociadas con tokens únicos y genuinos que sólo existen en la cadena de bloques. El concepto se basa, como comentaba al comienzo del artículo, en la idea de escasez digital, que permite comprar, vender e intercambiar productos digitales como si fueran productos físicos y cuyo sistema funciona precisamente porque, al igual que Bitcoin y otras criptomonedas, el criptoarte existe en cantidad limitada.

Si bien es cierto que casi ningún criptoartista se identifica con una sola definición, me parece más pragmático analizar toda la serie de factores comunes que están dando forma a la nueva corriente y a la comunidad. Entre ellos, distinguimos los siguientes;

· Digitalmente nativos: desde la primera vez, las creaciones sólo se pueden editar, comprar y vender digitalmente.

· Geográficamente agnósticos: potenciados por Internet, los artistas participan desde todo el mundo y consideran el criptoarte como el primer movimiento de arte verdaderamente global.

· Democráticos/sin necesidad de permisos: se anima a todos a participar, independientemente de sus habilidades, capacitación, clase, género, raza, edad, credo, etc.

· Descentralizados: las herramientas y directrices están diseñadas para reducir el poder de los curadores y de los intermediarios, aumentando así la autonomía de los artistas.

· Anónimos: el uso de pseudónimos permite a los artistas crear y vender arte mientras se mantienen en el anonimato (si se prefiere), liberándolos del juicio social.

· Meméticos: el criptoarte a menudo son literalmente memes de Internet valorados por su capacidad de propagación rápida, y es que la «memeconomía» es ya una realidad.

· Autorreferencial: los criptoartistas a menudo juegan con referencias a eventos clave y personalidades dentro de las criptomonedas y la cultura de la cadena de bloques. 

· Pro-artistas: las plataformas de blockchain a menudo cobran poca o ninguna comisión de los artistas.

Nanu Berks

Precisamente porque el criptoarte es un fenómeno tan novedoso, que está aún formándose, considero que juzgarlo actualmente según los estándares artísticos tradicionales mataría lo mejor de su esencia. Por ello, opino que es mejor no juzgarlo todavía,  sino observar la potencia de expresión y creatividad que aporta y darle tiempo hasta que madure, para comprobar hasta dónde pueden llegar sus posibilidades.

Algunos de los rasgos que comparten todos los criptoartistas son:

· Expertos en tecnología: lo suficientemente bien formados por su cuenta (o trabajaron con socios expertos en tecnología) para lanzar su propio arte digital limitado y controlado.

· Comprometidos: son artistas muy optimistas sobre el potencial a largo plazo y el impacto de blockchain en el mundo del arte y quieren participar de ello.

· Autodidactas: artistas que más independientemente van creando una comunidad vibrante de criptoartistas y que están trabajando  en la posibilidad de compartir, comprar/vender obras de arte a través de la cadena de bloques mientras ayudan a formarse tecnológicamente a todo el que lo desee o necesite.

Inma Chopo



Descubre este y otros interesantes artículos sobre cultura blockchain y descentralización en ÁGORA Magazine:

https://agorachain.org/project/agora-magazine-9/