La Ciudad de México ha sido la sede de una nueva edición de BlockChain Summit Latam que concentró a más de 500 asistentes interesados en el ecosistema y las posibilidades regionales de crecimiento de BlockChain donde más de 70 oradores compartieron experiencias, debates, propuestas y aplicaciones orientadas a proporcionar soluciones innovadoras para el mundo real. 

Dentro de los asuntos discutidos entorno a la tecnología Blockchain, destacan dos constantes aseveraciones que reiteradamente aparecen en los argumentos de quienes se presentaron en los espacios de diálogo. La primera: que llegó para quedarse; la segunda: que la diversificación (de enfoques, perfiles, conceptos asociados, actores y aplicaciones actuales y potenciales) es su denominador.

Otto Graff (Ignia), se apunta por la permanencia de Blockchain argumentando que México ocupa el 2º lugar latinoamericano con más usuarios de Uber, sólo debajo de Brasil. Uber ha sido exitoso aquí porque la solución que se tenía previamente era muy mala; los servicios financieros hoy en México son muy malos y pueden mejorarse significativamente a través del empleo de la tecnología Blockchain, que ofrece en este sector –como en otros– soluciones reales a bajo costo, lo que garantiza su alto grado de penetración.

Daniela Calleja (BIVA) señala, que a la par de la vocación de todo emprendimiento, en donde lo primero es lograr identificar problemas que estén en la economía para pensar en soluciones replicables y escalables, si además se incorpora la tecnología Blockchain, se añade un componente que elimina barreras y permite que la gente pueda empezar a transaccionar de una manera eficiente, hasta 10 veces más barato. Esto hará que las empresas sean realmente atractivas. Desde esta tecnología las empresas podrán levantar ganancias sustantivas, incluso aquellas empresas relativamente jóvenes.

Incluso las resistencias que hoy puedan orbitar entorno al ecosistema –dice Eloisa Cadenas (Oracle Finance), serán fácilmente superadas debido a que la tendencia de la evolución de los modelos de negocios –incorporando la tecnología de bitcoin y Blockchain–, está marcada por los grandes de los desarrollos tecnológicos: Amazon, Google, Facebook; entonces, la resistencia de las entidades financieras será derribada cuando estas empresas exijan que se transaccione bajo sus condiciones, cuando ellos digan cómo se va a adquirir.

Sin embargo, esta permanencia y alta aceptabilidad que derivadas de su introducción no serán gratuitas. Mariana Cortes (Edularity) y Jonathan Stahl (Edu Finetec) aseguran que es necesaria la evangelizaciónsobre qué es y qué no es Blockchain, porque la mejor manera de incorporar esta tecnología es la asimilación de conceptos a aplicaciones que ayuden a resolver problemas de nueva índole. Esta asimilación, a partir del registro, generación y sistematización de progresos en las aplicaciones, por ejemplo, de la criptomoneda, sólo se logran desde la academia y es lo que realmente contribuye a conocer y difundir sus beneficios, pero también a ubicar con toda claridad las áreas de mejora para las próximas aplicaciones.

Por su parte, Daniel Uribe (Genobank.io) apunta: Blockchain es el cinturón de seguridad del mundo digital. En un principio, no parecía ser una prioridad, pero ahora es imprescindible. A esta idea, Marco Muñoz (Blockchain Academy México) añade que la lógica de la programación ahora es distinta. No se trata de hacer el código más eficiente, sino más seguro.

De la mano de estas consideraciones entorno a la permanencia y –en todo caso– exponenciación del uso de la tecnología Blockchain, está la diversificación de los espacios y aplicaciones a los cuáles se puede introducir. 

Daniela Calleja puntualiza, por ejemplo,que el uso de Blockchain seguirá vigente en el presente y en el futuro próximo, debido a que vino a revolucionar la manera en que se transacciona en industrias más allá del sector bancario, primero, por los logros ya vigentes en el terreno de las inversiones y, después, por sus características flexibles que permiten responder a las necesidades y sus reajustes, casi de inmediato.

Hacia la consolidación del ecosistema –insiste Marco Muñoz– podría ocurrir lo que sucedió con internet, que fue ideado –originalmente– para compartir artículos científicos y que hoy tiene la capacidad de alojar otros proyectos. Como hoy internet aloja a Facebook, a Uber, a Amazon; Blockchain tenderá a madurar para permitir el crecimiento de nuevos proyectos.

Es un hecho que, hoy, Blockchain se comienza a emplear en el sector financiero pero, se está incorporando –también– para la inteligencia colectiva en cadena de suministros; no todo es sobre trazabilidad y transparencia, es posible explorar nuevos proyectos en recursos humanos, en el sector salud, en temas de agricultura, migración, remesas, propiedad, seguros, comprar joyería, música y todos los que sea posible visualizar (Daniela Calleja / Jonathan Stahl / Eloisa Cadenas).

La regulación de la tecnología Blockchain, en México, como suele regularse todo: fue parejo–señala Everardo Barojas (Perscrypto), cuando en realidad el desarrollo y aplicaciones de la tecnología son tan diversos que, al unificar la norma y dejase fuera del margen de la regulación a muchos supuestos, podría suponerse que los emprendimientos surgen sujetándose a lo que dice la norma.

Pero conviene tener en cuenta que las aplicaciones de esta tecnología no deben depender –dice Patrick Moss (FetchBug)– de la regulación disponible en cada país de Latinoamérica, porque ello detendría el desarrollo de nuevos proyectos e iría contra la propia naturaleza flexible y diversificadora de Blockchain. Su uso depende de la aplicación de quien desarrolla, porque restringir su uso a la cuestión financiera, debido a que la regulación está diseñada exclusivamente para esa aplicación de la tecnología, es completamente inadecuado. Los emprendimientos y los desarrollos de aplicación dependen y obedecen a las situaciones que resuelven o mejoran; la regulación de esos temas tendrá que ser posterior y dependerá de las autoridades, no puede ser preocupación de los desarrolladores ni de los usuarios.

Sí hay muchas controversias entorno a asuntos situados –al menos normativamente–, en zonas grises; ningún gobierno ha discutido suficientemente los temas que tienen qué ver con salud y nuevas tecnologías aplicadas en genética, por ejemplo la edición del código genético de seres humanos para que, sean inmunes a determinadas enfermedades. Entonces, aquí Blockchain ayuda a regular en estos espacios grises para la protección de usuarios, su información de identidad y lo relacionado con su salud, puntualizó Daniel Uribe.

Gabriela Diaz Vázquez