Por Gustavo Segovia e Igor Domsac

TUTELLUS
Un diálogo sobre el futuro de la educación con
Miguel Caballero

«Lo que hemos hecho es tokenizar la plataforma para al final crear un modelo tokenómico completamente nuevo y disruptivo alrededor del usuario, y que el usuario sea capaz de ganar dinero al mismo tiempo que aprende».


He visto que hay un Tutellus.com y un Tutellus.io. Cuéntanos un poco qué es Tutellus y de dónde viene Tutellus.io.

Tutellus es la plataforma colaborativa de educación online más grande del mundo hispano. Llevamos en el mercado seis años, tenemos un millón de alumnos y 130.000 vídeocursos en la plataforma, que funciona en todo el mundo.

Es una plataforma centralizada, Tutellus.com, con la cual llevamos trabajando unos cuantos años y tiene un modelo de negocio clásico en lo que es educación online. Es decir, si tú eres un alumno y quieres aprender, pues tienes que pagar. La diferencia o la notvedad respecto al modelo tradicional de educación es que, al ser colaborativo, nosotros no creamos los cursos, los crean los usuarios. Es decir, Gustavo Segovia podría ser un profesor en Tutellus, podría tener su curso, tú le pones precio y tú lo vendes, y de cada venta nosotros nos llevamos un pequeño porcentaje y tú la mayoría.

Ese es el modelo clásico de Tutellus.com. En enero del año pasado empezamos a meternos ya más de lleno con el mundo blockchain (ya teníamos en la plataforma contenido sobre Bitcoin, y algo de trading y criptodivisas), y empezamos a ver las posibilidades que tenía blockchain como una nueva forma de plantear la tecnología y de darle una vuelta de tuerca al modelo de negocio. Entonces, durante el año fuimos desarrollando la idea de la nueva plataforma, que es Tutellus.io, la plataforma descentralizada que viene de Tutellus.com. En Tutellus.com tú, si eres un alumno, pagas por aprender, y en Tutellus.io tú ganas dinero aprendiendo.

Eso último me parece muy interesante. Cuéntame un poco cómo es sostenible este modelo, quién paga por que el usuario aprenda…

Al final es todo más fácil de lo que parece. El modelo es muy sencillo: por un lado, nosotros ya tenemos la comunidad y los usuarios y el testeo mediante el cual lo hemos probado y lo hemos validado. Esto no empieza sobre el papel, sino que empieza sobre un modelo de negocio ya probado y aprobado, así que al final nosotros pagamos a los usuarios por aprender, es decir, salen tokens desde la plataforma hacia fuera, pero también se producen entradas de tokens en la plataforma, también generamos ingresos a través de tokens hacia Tutellus. ¿De dónde? Pues desde empresas que quieran acceder a los perfiles con mayor relevancia, es decir, el objetivo de ganar dinero no es otro que acumular relevancia.

Por ejemplo, quieres aprender sobre blockchain. Entonces, te haces muchísimos cursos sobre blockchain en Tutellus, le dedicas muchas horas a aprender sobre blockchain con el objetivo de hacerte relevante dentro de la plataforma, dentro del ecosistema. Entonces, llega un momento en que tú decides qué hacer con esa relevancia, si la mantienes o si la canjeas por dinero. La gente que quiera canjearla, estupendo, pues gana dinero, pero si tú prefieres mantenerla será porque esperas que empresas puedan llegar a ti y reclutarte.

Nosotros tenemos un modelo de ingresos proveniente de empresas, es decir, de servicios de reclutamiento, tenemos un modelo de ingresos proveniente de profesores (cualquier profesor que quiera promocionarse en la plataforma lo va a poder hacer pagando en tokens) y tenemos un modelo de negocio proveniente de alumnos. Por ejemplo, tenemos unos 400.000 alumnos de entre Venezuela, Bolivia, Colombia, Cuba y esa zona, que son alumnos, sobre todo en Venezuela, con muy difícil acceso al dinero fiat. Entonces, tenemos muchísimos usuarios pero muy pocos clientes, porque no pueden pagar. Nosotros no podemos aceptar bolívares y ellos no nos pueden pagar ni en dólares ni en euros. ¿Qué pasa? Que si implementamos el modelo de pago también en tokens, ya es otra película. Así pues, la tercera gran fuente de ingresos serán los alumnos que prefieran pagar en cripto en vez de dinero fiat. Entonces, al igual que tenemos salidas de tokens de la plataforma hacia usuarios que quieran ganar dinero, también tenemos entradas de tokens desde empresas, desde profesores y desde alumnos. Es el equilibrio entre ambas variables, entre las salidas y las entradas, lo que permite que este modelo de negocio sea sostenible en el largo plazo.

A ver si lo pillo bien: me dices que tenéis ingresos por empresas, por profesores y por alumnos, y en las salidas, aparte del dinero necesario para montar la plataforma y todo eso, y el trabajo que vosotros aportáis, también sale dinero para alumnos, ¿correcto?

Eso es. Los alumnos que decidan no mantener su relevancia. Si Gustavo, en vez de vivir en Madrid, vive en Venezuela, quizás pueda estar más interesado en los 30 dólares al mes que pueda ganar aprendiendo que en la relevancia, porque no espera que una empresa en Venezuela le vaya a contratar. Las salidas de tokens están, pues, en pagar a usuarios que no decidan mantener su relevancia, sino que prefieran cambiarla por tokens líquidos.

Y, para un alumno, ¿cómo es de sostenible? ¿Podría un alumno en Venezuela hacer del aprendizaje su modo de vida?

Exactamente, esa es la idea. Obviamente, quien algo quiere, algo le cuesta, le tendrá que dedicar sus horas, pero al igual que le tiene que dedicar sus horas un conductor de Uber si quiere ganar dinero, aquí es lo mismo. Es decir, dedicándole muchas horas al día a realizar actividades, a ayudar a otros usuarios, a ayudar a otros compañeros en proyectos, en función de las acciones que realices en la plataforma, recibes más tokens. La idea es que se convierta en un modelo de generación de ingresos, un modo de vida, para mucha gente.

Antes mencionabas que era un modelo de negocio ya validado. ¿Dónde se ha validado?

En Tutellus. Lo hemos validado desde lo que significa validar las hipótesis del modelo de negocio. Obviamente todo el modelo tokenómico, basado en tokens, y las actividades tokenómicas, no está implementado, estamos en ello, pero sí que está validado desde el punto de vista de negocio, es decir, hemos llegado a empresas y les hemos dicho: «Mira, yo tengo estos perfiles. Si yo te diera acceso a la gente con más relevancia en blockchain, si yo te diera diez o veinte perfiles de gente que supiera blockchain en estos términos y con estos itinerarios formativos, con estas rutas formativas, ¿tú estarías dispuesto a pagarme por acceder a ellos?». Y, por supuesto, de cabeza. Entonces, está validado con empresas, y está validado también con profesores.

Nosotros somos una plataforma ya muy grande, entonces, todos los profesores, tenemos unos 3.000, todos los profesores nos piden lo típico: «Oye, ¿por qué no me metéis en la home y salgo ahí en las primeras posiciones?». Todo el mundo quiere lo mismo, todo el mundo quiere salir el primero en Google, ¿no? Entonces, nosotros hemos dicho: «Bueno, ese servicio lo estamos contemplando a través de un pago con tokens: ¿tú estarías dispuesto a contratar estos servicios a través de tokens para salir destacado y tal?». Y muchísimos, por supuesto, quieren. Y luego, la tercera parte es la más sencilla. En Venezuela, que es para nosotros objetivo número uno, hicimos una encuesta a los usuarios: «¿Conoces las criptomonedas? Sí. ¿Compras habitualmente cursos en Tutellus? No. ¿Por qué? Porque no tengo acceso a dólares o euros. ¿Estarías dispuesto, si manejáramos una propia criptomoneda, a comprar cursos en cripto? Por supuesto que sí». Entonces, al final, como te digo, hemos validado el modelo.

¿Y cuánto te fías tú de las encuestas?

Como es gratis opinar, en las encuestas todo el mundo puede decir que sí, pero los porcentajes son elevadísimos, alrededor del 60% de la gente contestó que sí que estaba dispuesta a comprar en cripto. Con que se cumpla algo, una mínima parte de la encuesta, pues ya los números son más que positivos.

Lo importante del modelo es que pensamos que genera valor para todas las partes: solucionamos un problema para mucha gente, que no puede pagar en dinero fiat, solucionamos el problema para las empresas, desde el punto de vista de proporcionarles gente actualizada y sin capacidad de engañar, porque en LinkedIn todo el mundo puede decir que ha estudiado en la NASA y que sabe hacer un cohete, pero luego del dicho al hecho…

¿Cómo ha sido la experiencia con la pre-ICO y con la ICO? ¿Qué consejo le puedes dar a las personas que van a lanzar su proyecto?

Nosotros estuvimos nueve meses trabajando en todo el diseño de la estructura, de la operación, del token, del modelo de negocio, antes de comunicar al mundo la existencia de Tutellus.io. Con esto quiero decir que el modelo tokenómico creo que es una parte fundamental que la gente todavía se trabaja poco. Un consejo que daría es que, antes de meterse en elecciones de qué blockchain voy a utilizar, cuál va a ser el precio de mi token o cuánto dinero quiero recaudar, pues tener claro el modelo tokenómico, es decir, la utilidad del token, el sentido del token, y luego sobre todo, y esto es algo que me preguntan mucho, pues que al final la ICO es un medio, no es un fin en sí mismo: una empresa no puede aspirar a hacer una ICO para meterse tantos millones en cartera, ese es un error muy grave, la ICO al final es un medio para un fin mucho mayor, que en nuestro caso es descentralizar la educación, descentralizar la gobernanza de la plataforma y llegar a cambiar la vida de cien millones de personas, para eso hacemos la ICO. Yo creo que esas preguntas un poco más filosóficas es importante que las personas que quieran hacer una ICO las respondan de manera sincera.

¿A qué tipo de empresas os estáis dirigiendo?

Nos estamos enfocando en aquellos sectores donde existe mayor demanda de profesionales, especialmente el sector tecnológico y todo lo que tenga que ver con blockchain, con inteligencia artificial, con desarrollo web en diferentes vertientes, pues son empresas que necesitan personal. Como tenemos mucho contenido al respecto, vamos a empezar enfocándonos en crear profesionales de estas temáticas.

¿Nos puedes hablar de alguna persona o proyecto que haya servido inspiración para Miguel, o para Tutellus?

Es un poco complicada la pregunta, porque no tengo yo ningún arquetipo de gurú que me haya iluminado, ni muchísimo menos, yo creo que esto es un proceso gradual, de pequeño no tenía pósteres en mi cuarto de cantantes o famosos, nunca he sido muy fan de nadie.

Yo creo que es un proceso gradual en el que llevas ya tiempo trabajando, dándole vueltas a la cabeza a ciertas cosas, pero es un momento concreto cuando todos los puntos se empiezan a conectar entre sí. Entonces, planteamos un proyecto disruptivo, que tenga impacto en el mundo utilizando blockchain como tecnología. Si te fijas, lo de blockchain lo dejo al final, lo importante es hacer un proyecto que tenga impacto, yo me estoy apoyando en blockchain porque estamos en 2018, si estuviéramos en 2030 a lo mejor hablábamos de otra tecnología. Es un proceso que te inspira poco a poco y tienes que saber discernir el grado en que la tecnología está lo suficientemente madura como para dar el salto. Yo creo que ahora mismo es un buen momento, el sueño de Tutellus.io de poder pagar a la gente por aprender se puede hacer realidad en 2018 con blockchain. Esto hace tres o cuatro años habría sido imposible. Entonces, no hay ningún personaje en concreto, sino que es un proceso gradual de haber aprendido mucho y haber cometido muchos errores en el pasado.

¿Qué valores guían a Tutellus?

Nuestra misión siempre ha sido llevar la educación hasta el último rincón del planeta. Eso era con la plataforma centralizada. Ahora con la descentralizada podemos hacer lo mismo y encima que la gente gane dinero. Entonces, el valor final es mejorar la vida de las personas a través de la educación, que sumemos un granito de arena, tener impacto social en el mundo, y si conseguimos que en los próximos tres años cien millones de personas estén ganando dinero aprendiendo, pues habremos tenido éxito.

¿Qué posibilidades ves de descentralizar la gobernanza de Tutellus en el futuro?

Absolutamente, esa es la idea. Nosotros venimos de una empresa tradicional desde el punto de vista del equity, donde el equity es quien gobierna, a pasar a ser una empresa completamente tokenizada, donde sea el token el que tome las decisiones. En una plataforma como Tutellus es muy fácil de ver.

Nosotros, por ejemplo, estamos tomando decisiones hoy sobre apro- bación de cursos. Imagínate que Gustavo presenta un curso a Tutellus para aprobar: pues somos nosotros quienes decidimos si tu curso merece ser aprobado o no, pero, ¿quiénes somos nosotros para decidir si tu curso merece ser aprobado o no? Es decir, si tu curso es de Javascript, por ejemplo, sería mucho más lógico que gente con relevancia en Javascript decida si tu curso debe ser aprobado o no, no nosotros como plataforma. Entonces, al final, desde la propia aprobación de cursos y el diseño de carreras hasta todo tipo de actividades internas, de acciones dentro de la plataforma, es muy fácil ver que un modelo distribuido, descentralizado, aportaría mucho más valor a la comunidad. Esa es la intención: hacer una tarta mucho más grande, y aunque nosotros como empresa nos quedemos un trozo de la tarta mucho menor porque repartimos más con la comunidad, que la tarta sea tan sumamente grande que ganemos todos.

¿Has visto AgoraChain? ¿Qué te parece? ¿Cómo crees que AgoraChain podría colaborar con esa misión de Tutellus?

Desde un punto de vista techie, debo decir que me ha encantado, me mola cómo lo estáis haciendo, tanto la revista como el Medium, está guay. Entonces, nosotros, por encima de la ICO, que como te digo es un pasito más en el camino, tenemos una misión importantísima, y ya lo estamos haciendo en Tutellus, como plataforma educativa sobre blockchain, que la gente sepa sobre blockchain en todo el mundo.

Además, yo, como CEO, soy profesor en Tutellus y tengo varios cursos gratuitos sobre blockchain. Entonces, yo creo que en esa misión de educación, nosotros más por la parte de educación y vosotros por la parte de difusión, yo creo que sí que hay sinergias y visiones paralelas y alineadas. Sí que creo que puede haber ahí un paralelismo y un trabajo conjunto.

Por último, ¿tienes alguna primicia que puedas comunicar a través de la revista?
¿Algo que no sepa nadie?

Pues hoy no, pero dentro de poco sí que podremos comunicar unas cosas muy chulas que estamos haciendo, que no podemos anunciar todavía, así que, bueno, estamos muy contentos de cómo está yendo la pre-ICO y el proceso de preparar y de tokenizar la plataforma, pero, sobre todo, una cosa fundamental que estamos viendo es que el producto se entiende bien y la gente lo compra. Oye, me creo que con este modelo tokenizado y habiendo trabajado ya los últimos seis años en esto, podemos ser capaces de ponerlo en marcha y, aun pagando a la gente por aprender, generar los ingresos suficientes como para que eso sea sostenible. Yo he estado de roadshow por Estados Unidos y por Europa, estuve un par de semanas, y está gustando mucho, y sobre todo porque hay mucha gente del mundo cripto que viene de países desfavorecidos, desde Venezuela hasta India, y entienden y creen que podemos hacer un bien en esos lugares. El resumen que podría hacer es que estamos contentos de cómo está siendo de bien recibido el proyecto y durante los próximos meses tenemos que seguir con la misma intención de crear comunidad, de hacer llegar el proyecto a todo el mundo y de trabajar en esa línea.

Muchas gracias por la entrevista, y esperar a oportunidades de colaboración en el futuro.

Estupendo. Gracias a ti, ha sido un placer.