Por Santiago Márquez Solís

Blockchain es una tecnología que permite desintermediar procesos y eliminar todos aquellos elementos dentro de las empresas que no aporten valor. Gracias a su capacidad de servir como garante de la verdad, disponemos por primera vez en la historia de un mecanismo tecnológico que permite que dos o más entidades puedan operar sin necesidad de un intermediario de confianza. Este paradigma da un giro de 180 grados al mundo tecnológico y se hace necesario y fundamental conocerlo para ser capaces de detectar nuevas oportunidades de negocio y poder adaptarnos a las necesidades de las organizaciones, para que su incorporación case con la visión de negocio de las empresas y su estrategia definida.

Barrabés es una consultora de innovación, de capital 100% español, que acompaña a sus clientes en su recorrido hacia la transformación digital, ayudándolos a crear, pensar y construir productos, servicios y negocios que aporten valor real. Ofrecemos soluciones innovadoras y creativas al desarrollo de nuevos modelos de negocio centrados en el cliente y basados en nuevas metodologías y tecnologías disruptivas (design thinking, service design, blockchain, 5G, realidad virtual,inteligencia artificial,machine learning, Big Data, IoT).

En los tres últimos años, desde la compañía se ha visto a blockchain como una tecnología fundacional, destinada a cambiar muchos (si no la gran mayoría) de los modos en los cuales las empresas realizan sus operaciones en el día a día.

Del mismo modo que el TCP/IP permitió la aparición de Internet y el desarrollo de un nuevo mundo, blockchain constituye el mecanismo que articulará los cambios en las próximas décadas del siglo XXI. Debido a esto, Barrabés, con su fuerte compromiso para con sus clientes, vio la necesidad, y casi la obligación, de abrir una línea de negocio en donde tuviéramos presencia y pudiéramos articular las iniciativas que nos llegaban.

Al constituir una empresa de naturaleza netamente emprendedora, donde las startups forman parte de nuestro ADN, nuestro acercamiento no podía ser de otra forma que creando una startup que canalizara el desarrollo blockchain y que sirviera no solo como vehículo ejecutor de proyectos sino con un valor añadido adicional capaz de evangelizar y explicar, de manera fácil, lo que resulta por naturaleza complejo.

Y esto es Clluc, el nombre bajo el que amparamos todas las soluciones de machine learning e inteligencia artificial que se idean desde Barrabés. Se eligió el nombre de Clluc, y el logo del pequeño búho que aparece en nuestra web, de manera deliberada. Clluc significa literalmente mochuelo en patués, un idioma del alto Aragón, pero que sirve para no olvidar nuestros orígenes. Además, se une la particularidad de que el mochuelo es uno de los símbolos que se usan para representar la inteligencia, y creemos que desde nuestra empresa somos capaces de hacer eso mismo: aplicar la inteligencia para resolver problemas de una manera elegante (que no sencilla).

El objetivo que perseguimos desde Clluc es ser capaces de poner sobre la mesa del cliente soluciones que resuelvan casos de negocio reales en relativamente poco tiempo y a un coste razonable. Y eso es gracias al enorme esfuerzo realizado en la construcción de una solución blockchain altamente desacoplada y que nos permite ser muy ágiles cuando tenemos un proyecto sobre la mesa.

Esta última aproximación es muy importante, puesto que nos ayuda a ser capaces de reaccionar a tiempo ante un sector que evoluciona y cambia muy rápidamente y en donde cada vez se demandan más capas de servicios que añadan inteligencia y liberen en parte el trabajo que tiene que supervisar una persona. Además, cuenta con un problema adicional: la falta de experiencia en la implementación de este tipo de aplicaciones, donde el conocimiento ad hoc se encuentra en la cabeza de los clientes a los que ayudamos.

Nuestra labor consiste en ser capaces de «bajar a tierra» esos conocimientos y modelarlos de una manera que permita percibir la tecnología blockchain como un quick win para el usuario, siguiendo una metodología establecida y que produce resultados.

De este modo, se interiorizan los procesos de trabajo que son susceptibles de automatizarse o mejorarse, y convertimos, y esto es muy importante, al usuario, que pasa de ser un elemento pasivo a transformarse en un elemento activo, capaz de pensar en nuevas soluciones blockchain que podemos implementar en un tiempo récord. Es decir, cambiamos el foco del abordaje de los proyectos blockchain: en vez de centrarnos en la tecnología como fin, nos centramos en la persona y en su propósito, usando la tecnología como un medio. Esto hace que los proyectos sean más motivadores y logren una mayor inclusión de los participantes, que lo ven como algo suyo desde el instante cero, y no ajeno a su día a día.

Blockchain ha venido para cambiar el mundo, pero no podríamos hacerlo sin nuestros clientes y sin el gran potencial humano que tenemos en Clluc. Hoy dicen que los programadores son las nuevas estrellas del rock. Pues en Clluc contamos, sin duda, con algunos de los mejores.
http://barrabes.biz/es/ clluc.com/